Nuevo Volkswagen ID.LIFE, una mirada al futuro

Mirar hacia el futuro es lo que distingue a las grandes personas, a las grandes empresas. Aquellas que tienen un espíritu visionario y que siempre van un paso más hacia allá que el resto, que su competencia. Esa es precisamente la declaración de intenciones que realizó Volkswagen en el último Salón Internacional del Automóvil IAA Mobility 2021 en Múnich. ¿Cómo? Presentando en sociedad un nuevo concept car: el Volkswagen ID.LIFE.

A primera vista, un vehículo que llama la atención por su estética, sus formas y su presencia. Una atracción para los ojos que plantea preguntas por su apuesta innovadora en cuanto al exterior, pero que es todavía más impresionante cuando abrimos cualquiera de sus puertas para adentrarnos en el interior. Desde la novedosa forma del volante hasta cualquier rincón que podamos observar, el concepto car ID.LIFE es todo un enigma que apetece descubrir. ¿Nos acompañas a descubrir la próxima generación de la movilidad eléctrica?

Un diseño sencillo, un diseño dinámico

Porque sí, el ID.LIFE es un vehículo eléctrico llamado a dominar el futuro de la ciudad. Así lo demuestra su diseño, que es la combinación de la sencillez y la innovación a partes iguales. Destaca por una estructura básica, casi poligonal, pero a su vez, diferente al resto de vehículos que pueden verse hoy día sobre el asfalto.

Renunciando a elementos decorativos y elementos que no aportan nada distintivo, Volkswagen ha optado por una división horizontal entre la carrocería del coche, superficies acristaladas y un techo que ayuda a conseguir esa sensación pura y lisa. De hecho, ese mismo techo es personalizable y totalmente desmontable, y está fabricado en material textil para reducir el peso del ID.LIFE y conseguir que sea más sencilla la conducción al aire libre.

Espíritu y motor eléctricos

Además, se trata del primer vehículo desarrollado sobre la base MEB que cuenta con tracción delantera. Un detalle con gran importancia, sobre todo si tenemos en cuenta que el ID.LIFE ha sido concebido para ser la referencia en el segmento de coches pequeños de ciudad. Desarrollado desde el primer hasta el último milímetro para dominar el aspecto urbano.

En este sentido, la motorización también transita por este camino. El motor, que como decimos propulsa las ruedas delanteras, cuenta con una potencia de 172 kW, lo que equivale a 234 CV. Con ello, podemos pasar de 0 a 100 kilómetros por hora en tan solo 6,9 segundos. Y si hablamos de autonomía, los datos nos dejan boquiabiertos: una batería con capacidad de 57 kWh que otorga una autonomía de 400 kilómetros según los datos obtenidos en el ciclo de pruebas del circuito WLTP.

Hecho con materiales naturales y reciclados

Otro de los aspectos que refuerza el carácter sostenible del ID.LIFE, además de su espíritu eléctrico, es que está fabricado con materiales naturales y reciclados. Por ejemplo, los neumáticos están hechos con caucho natural, aceite orgánico y cascarilla de arroz. La cubierta frontal se compone en un 100% de botellas PET que han sido recicladas.

Si miramos al interior, vemos que la madera predomina en la parte delantera y que los asientos están tapizados en material Artvelours Eco, así como los revestimientos de las puertas del coche.

Interior con esencia multifuncional

Nos quedamos en el interior porque adentrarnos en el ID.LIFE es abrir la puerta a un mundo nuevo, sobre todo en el aspecto digital. ¿Por qué? Porque no se trata solo de un coche, también puedes convertirlo en una sala de cine o de juegos. Cuenta con una videoconsola y una pantalla de proyección desplegable, y los asientos pueden modificar su posición para favorecer la visibilidad y cualquier opción de ocio.

De hecho, los asientos también pueden abatirse para conseguir una cama de 2 metros de longitud. Una variedad de alternativas que hacen del ID.LIFE más que un simple coche: es una experiencia única.

La innovación como principal elemento

Si todo lo contado hasta ahora te parece poco revolucionario, no te preocupes porque tenemos todavía más. El nuevo ID.LIFE sustituye los tradicionales espejos retrovisores por cámaras y pantallas que facilitan la visión y maximizan la seguridad. El volante, en forma hexagonal, cuenta con una pantalla táctil donde gestionar las funciones del coche, y las tareas de navegación o de ocio se pueden controlar fácilmente desde dispositivos como el smartphone o tablet.

En definitiva, tenemos que el concept car ID.LIFE es el primer paso para conocer lo que será la auténtica innovación de Volkswagen en el segmento eléctrico y urbano. Se prevé que los precios de este coche partan desde los 20.000 euros. Un paso más para cumplir el objetivo de la marca: alcanzar una cuota del 70% de vehículos eléctricos en 2030 en Europa.

OTRAS NOTICIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

Llámanos
Cita previa
Te llamamos

¡Bienvenido a Serramóvil - Elmóvil - Olezamóvil!

Utilizamos cookies para darte la mejor experiencia en nuestra web.

Puedes informarte más sobre qué cookies estamos utilizando o desactivarlas en los AJUSTES.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Esta web utiliza cookies para que podamos ofrecerte la mejor experiencia de usuario posible.

Las cookies estrictamente necesarias tiene que activarse siempre para que podamos guardar tus preferencias de ajustes de cookies.

Utilizada por WordPress para comprobar si el navegador permite cookies
  • wordpress_gdpr_cookies

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios